Heliocene, Natalia Stuyk




Espacio: IE University (IE Tower, P.º de la Castellana 259, 28029 Madrid)

Fechas: 8 Abril – 31 Mayo, 2024. Acceso solo con visita guiada. Horarios próximamente.

Artista: Natalia Stuyk



Heliocene es una nueva forma de interpretar la meteorología espacial: una vibrante expresión audiovisual de los fenómenos visibles e invisibles del Sol. Texturas translúcidas se deslizan sobre un conjunto de cintas entrelazadas, en un estado de flujo constante, mientras emiten sonidos polifónicos que recuerdan vagamente a la naturaleza en la Tierra. El espectador puede girar alrededor de la ventana; su único objetivo es experimentar.

El punto de vista del espectador es uno que no existe en nuestro universo: una visión panorámica, omnisciente y abarcadora, en el que no se tienen en cuenta la escala ni la distancia. Cada uno de los fenómenos del Sol habita este nuevo microcosmos de la meteorología espacial, representado por elementos abstractos reimaginados, cuyo color, forma y textura fluctúan al unísono con los cambios de datos. Esta burbuja de elementos solares expresará comportamientos e interacciones científicas, pero aplicándolos a una sublime representación audiovisual de los complejos sistemas que componen la heliosfera.

Los datos en tiempo real, que antes se percibían como algo sin vida e impersonal, un flujo constante de números, cobran una nueva vida. El viento solar, formado por protones y electrones cargados, imperceptible a simple vista y que viaja a más de 1.000 veces la velocidad del sonido, se vuelve comparativamente lento y magnificado, emitiendo un cálido zumbido eléctrico. Las manchas solares, ardientes e imprevisibles, se desprenden de la superficie del Sol y sus líneas de campo magnético se hacen visibles, lo que permite a los espectadores observar la acumulación oculta de llamaradas solares, llenando la pantalla con destellos blancos de luz y sonido. La aurora, una aparición celestial creada cuando el viento solar choca con el campo magnético protector de la Tierra, se ilustra mediante ondulantes rayas de color, acompañadas por un coro celestial.

Los espectadores serán testigos de esta enorme extensión de datos, recogidos por satélites que orbitan alrededor de la Tierra a 1,5 millones de kilómetros de distancia, comprendiendo nuestra simultánea insignificancia y conexión con el universo. El papel del Sol como sustento de la vida en la Tierra es vital y, sin embargo, las intrincadas formas en que su comportamiento afecta a nuestra existencia cotidiana están más allá de la capacidad de percepción del ojo humano.

Al igual que el tiempo en la Tierra, todos estos elementos se combinan para formar condiciones meteorológicas reconocibles que se reflejan en la experiencia. La idea del proyecto no es pedagógica, sino más bien visceral: trata de comunicar instintivamente al espectador lo que esos datos representan en su conjunto. Incluso para los espectadores que no tengan interés por la ciencia, Heliocene puede ser una experiencia significativa, una breve pero asombrosa evasión del mundo real.



Natalia Stuyk es una videoartista afincada en Granada (España). Utilizando una combinación de técnicas 2D y 3D, IA y tecnologías emergentes, transforma sonido, datos y conceptos abstractos en animaciones fluidas que adoptan la forma de obras de vídeo e instalaciones inmersivas. Inspiradas en el sur subtropical, sus obras invitan al espectador a experimentar un momento de felicidad estética y contemplación, explorando temas como el escapismo, los comportamientos emergentes y la belleza por el bien de la belleza. Ha colaborado con la UEFA, Nike, MAC Cosmetics y el Arsenal FC, y también ha expuesto su obra como artista a escala internacional. Actualmente trabaja en proyectos interactivos e instalaciones, creando experiencias multisensoriales que adoptan las nuevas tecnologías y se alejan del vídeo digital tradicional.